El diagnóstico VIH equivalía, en un momento, una sentencia de muerte, esto ya no es cierto para aquellos que se mantienen saludables. Al presente se entiende que la expectativa de vida de una persona VIH+ puede ser similar al de la población general.

A continuación te incluimos varias 

sugerencias, a parte de mantener
 adherencia a tu régimen de
 medicamentos, para ayudarte a disfrutar de una larga y saludable vida.


  1. Mantente enfocado:
La depresión, el estrés y la ansiedad son difíciles de sobrellevar, pero estas condiciones pueden también dañar tu sistema inmunológico. La depresión o la ansiedad pueden afectar tu motivación, lo que puede afectar tu compromiso con los medicamentos. Se recomienda que si no te sientes bien que busques un consejero profesional, especialmente si has sido diagnosticado recientemente con VIH, para ayudarte a planificar como manejar la ansiedad, la depresión y otros síntomas negativos.
  1. Cambia la actitud:
Aún cuando las cosas no parezcan favorecerte, mirar a los eventos con una actitud positiva puede ayudarte a manejar las situaciones que aparezcan. Las personas con una actitud más positiva de la vida tienden a tener menos infartos, problemas coronarios, lecciones y resfriados, y las mujeres con pensamiento positivo tienen embarazos más saludables.
  1. Haz amigos, no solo en Internet:
Mantener buenas relaciones con otras personas puede ser un asunto de vida o muerte. En un estudio realizado por la Universidad de Carolina del Norte se encontró que las personas con conexiones sociales débiles tuvieron 50% mayor posibilidad de fallecer en un periodo de 7.5 años posterior al estudio. Se recomienda que para combatir sentimientos de soledad se ingrese en grupos de apoyo, o identificar amigos o familiares en quienes confiar.
  1. Ejercítate:
El ejercicio ayuda a controlar el peso, combate las condiciones cardiovasculares, te ayuda a verte mejor y ayuda a subir tu conteo de células T. De acuerdo a la Clínica Mayo la mayoría de la gente debiese buscar ejercitarse por 30 minutos cada día. Camina, baila por tu casa, ve al gimnasio, cualquier actividad que te haga sentir mejor físicamente probablemente tendrá beneficios en tu salud.
  1. ¡Que rico ese gustito!
El orgasmo puede ser una droga maravillosa en sí misma. Te puede ayudar a dormir mejor, mejorar tus niveles de inmunoglobulina (que combaten infecciones), y reduce el estrés y la depresión. Así que, si puedes, tratar de gozártelo una o dos veces por semana, pero recuerda siempre jugar seguro.
  1. Ten un poco de fe:
No importa si te conectas con la divinidad en la catedral, en un templo o en tu sofá, muchos médicos entienden que alguna forma de espiritualidad puede ayudar a las personas a lidiar mejor con sus problemas de salud. La religión puede, además, ayudarte a desarrollar lazos sociales y a sentirte generalmente más positivo.
  1. Aliméntate bien:
El tejido linfoide en el estomago de las personas está lleno con células T. Dado que el VIH afecta las células T, muchas personas con VIH sufren de problemas gastrointestinales, pero un ducto GI saludable es crucial para la absorción adecuada de los medicamentos antiretrovirales. Algunos medicamentos anti-VIH necesitan ser consumidos con comida para asegurar su absorción y evitar efectos secundarios como diarrea. Según Brian Risley, de  APLA (“Asociation of People Living with Aids”), muchas personas con VIH se pueden beneficiar también de probióticos y una dieta alta en fibra.
  1. Rompe el hábito:
Poca gente duda de que los cigarrillos son malos para tu salud, pero existe un estimado de que 60% de las personas viviendo con VIH fuman. Fumar puede causar infecciones en la mitocondria, lo que afecta la función de producir energía en la célula. Además, algunas personas con VIH tienen susceptibilidad a enfermedades cardiovasculares, y fumar abona a ese riesgo. Y claro, el fumar está asociado al cáncer del pulmón.
  1. Toma tus vitaminas:
Muchos doctores recomiendan a sus pacientes que tomen una multi vitamina para suplementar su dieta. Pero las personas con VIH pueden además beneficiarse de Selenio, que se ha probado fortalece la inmunidad en pacientes VIH mientras que suprime los niveles de virus en el cuerpo. Otros suplementos recomendados son la vitamina D y calcio para la salud de los huesos, hierro para combatir la anemia, especialmente para mujeres menstruando. Aún así las personas con VIH deben tener cautela de ciertos suplementos que pueden tener reacciones adversas a los tratamientos antiretrovirales. San John Wort, por ejemplo no mezcla bien con antiretrovirales.
  1. Hazte pruebas:
Las personas tienden a experimentar una baja en los niveles de testosterona una ves pasan de los 50 años, pero el VIH puede incrementar la deficiencia en está hormona. Fatiga constante puede ser un indicativo de que el virus está afectando tus niveles de testosterona. Algunos doctores pueden decirte que simplemente estas cansad@ porque tienes el virus. Risley, recomienda que tanto hombres como mujeres deben insistir en que se les hagan pruebas para perdida crónica de testosterona si la fatiga es un problema consistente. Si tus niveles están bajos, tú y tu médico pueden considerar terapia de remplazo de testosterona para ayudarte a mantenerte alerta.
  1. Descarta el sushi:
Cuando tu cuenta de células T baja de 200. te haces más susceptible a infecciones de bacterias. Risley, recomienda evitar las comidas crudas como sushi y ostras, que pueden contener hongos o bacterias. Debes evitar también quesos suaves que se hacen de leche no pasteurizada. Todas las carnes deben estar bien cocidas y las sobras deben ser refrigeradas inmediatamente o descartadas. Risley también recomienda los mismos métodos de cocción para aquellos que utilizan marihuana. Algunos médicos les dicen a sus pacientes que fuman marihuana que la metan en el micro honda por 30 segundos. Eso puede matar muchas bacterias u hongos que pudiesen estar en la planta.
  1. Lava tus vegetales:
Se recomienda que laves con agua que corre todo producto crudo. Aún mejor puedes hacer tu propio lavado con una parte de vinagre y 3 de agua. Lava, enjuaga, come, no puede ser más simple.
  1. Construye tu propio equipo:
No todo el mundo puede pagar a médicos famosos, cocineros profesionales y terapeutas caros, pero muchas personas viviendo con VIH pueden tener acceso a profesionales cualificados en las clínicas y organizaciones locales para VIH. Considera hablar con un nutricionista para encontrar que alimentos son adecuados para tus necesidades así como ver a un consejero cualificado para determinar un plan para fortalecer tu salud mental.

Esta información fue traducida de la revista HIV Plus

PUEDES DAR LIKE EN LA BARRA DE NAVEGACIÓN QUE VES ABAJO Tu opinión es importante. En la caja de abajo puedes emitir tu comentario utilizando tus cuentas de Facebook, Google, Yahoo o Twitter.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s