Por: Samantha Love

Agradezco el interés y la preocupación de dos grandes periodistas serias y responsables: Ivette sosa de Telemundo y Belén Martínez Cabello. Estas se han mantenido al tanto de todo lo sucedido. Gracias a Yamilín Rivera de Dando Candela que fue la primera en informarme de las intenciones de quien se apoderó de mi intimidad para mercadearla en los medios

Gracias a Fernando Vélez, Tony Sánchez, Funkie Joe y Daniela Droz, por permitirme el espacio de su programa radial @Elcircodelamega, para dar mis declaraciones.

También tengo que agradecer a TV Y Novelas de PR porque a pesar de tener acceso a las fotos, ellos han decidido no publicarlas.
OK EMPIEZO…

Jamás me imaginaría que sería blanco de invasión a mi intimidad sexual. Y menos que sería víctima de hurto en mi propio ambiente lgbt. Pero, como dice el dicho: De cualquier maya sale un ratón. Mejor te cuento mi historia porque sé que a muchos podría servir de ayuda para que así no les pase lo mismo que a mí.


El pasado 3 de julio tuve una presentación en un bar de la ciudad de New York como víspera del Día de la independencia. El lugar, como la gran mayoría de los clubes y bares gays, estaba lleno a capacidad; entre newyoricans, dominicanos, mexicanos y puertorriqueños LGBT. Todos se dieron un banquete con un show de altura. Después del espectáculo me dediqué a tomarme fotos con los fanáticos y parte del elenco del show.

Mientras me tomaba fotos aproveché mi celular para también tener recuerdos de esa noche. Entre foto y foto fui al baño, y a mi camerino,  cuando me vine a dar cuenta mi celular ya no estaba conmigo. Rápidamente fui a buscarlo en los lugares donde me tomé fotos y hasta pregunte a varios amigos que estaban cerca por si alguno lo vió o lo tenía. Pero al ver que mi celular no aparecía me empecé a preocupar.

Lo que pensé en ese momento era ofrecer $200, que era lo único que tenía para poder obtener mi celular pero ni la recompensa conmovió al ladrón. En mi cabeza pasaban tantas cosas y les juro que en ese momento dejé de sonreír. Sentía que el techo se me caía encima y mientras mi mirada se perdía buscando mi celular en cada rincón y en las manos de la gente, me fijo que algunos estaban buscándolo por el piso y en todo lugar con el fin de recuperarlo y cobrar la recompensa.
Ya que no tenía caso seguir en el bar me dirigí a mi casa para ver de qué manera podía comunicarme con mi compañía para reportar el robo y que de inmediato lo desactivaran. La mala suerte de mi peor noche fue saber que las compañías no trabajarían hasta pasado el 4 de julio y que me tenía que esperar hasta el 5 de julio 6 a.m. para poder hacer el reporte. Mi preocupación no era el celular si no todo lo que podían sacar del mismo, como mis contactos personales, de trabajo, y mis contactos de los medios de PR, incluyendo números personales de varios artistas importantes. Pero más allá de mis contactos lo más angustiante para mí era todas las fotos y videos personales, íntimos y sexuales que tenía el celular. Aunque muchos pudiesen pensar que tengo un arsenal pues no, porque no estoy acostumbrada a exponerme en fotos o videos pornos. Nunca lo he hecho, y dudo que algún día lo haga. Si tenía estas fotos o videos era cuando yo compartí con una ex pareja y a él le gustaba eso de photo and video sex, que para mí era algo nuevo.
Yo temerosa no quise que él me tomara fotos o videos desde su celular por que hoy somos y mañana no sabemos. Por ende, yo acepté tomando videos y fotos de nuestros encuentros sexuales para tenerlos para mí. Cuando no nos veíamos él me acostumbró a tomarnos una foto y compartirla entre ambos. Todo ese material seguía en mi celular porque yo jamás pensé que alguien tuviera la mala intención de robarme y más aun si yo no soy persona de salir a menos que no se me contrate.

Uno de mis grandes errores fue no ponerle un password al celular y por vagancia tampoco borré ese material. Yo he perdido muchos celulares y créanme que nunca me he sentido tan frustrada, impotente, temerosa y angustiada por la pérdida de uno.

Para mi sorpresa, pasada varias semanas me entero por mis propios contactos de prensa en P.R. que alguien, a través de emails fantasmas, estaba ofreciendo mi intimidad sexual al mejor postor por la cantidad de $2,000. Esta persona toma los contactos que tenía guardados de toda la prensa y sin saber empieza el mercadeo para ver quien en los medios aceptaría pagar por las dichosas fotos.
Yo me quedé perpleja y solo pensaba en mi madre, mis hermanos y la cantidad de sobrinos que tengo y están expuestos a que eso les afectara. Sin darme cuenta estaba siendo víctima del llamado bullying porque el hecho de dejar al descubierto mi cuerpo es un acto vergonzoso y de muy baja calaña.
Yo se que quienes me siguen me han visto posar en fotos donde estoy totalmente desnuda como así me muestro en la última edición de TVyNovelas de PR pero una cosa es hacer fotos de desnudos bien cuidados a que te lancen públicamente en pelotas.
Sé que no soy una santa y tampoco me explico aquí para victimizarme ante ustedes, mis lectores. Lo que se siente feo, y con una profunda vergüenza lo digo, es que uno de mi comunidad sea quien esté detrás de todo esto, para beneficiarse económicamente.
Dudo mucho que un dominicano, moreno, mexicano, me hiciera este tipo de daño porque aquí no creo que muchos sepan lo popular que soy en la Isla. Pero como no hay nada oculto que no salga a la luz yo me sentaré a esperar que algún día, no muy lejano me entere quien se prestó para este acto.
Pero ya mi caso está en manos de las autoridades y créanme que ellos no van a descansar hasta dar con el responsable. Así que agúzate que te estoy velando….

Moraleja, no cometan la misma burrada que yo cometí. Si te vas a tomar fotos o videos con tu pareja bórralos de inmediato de tu celular.
Llamen a sus compañías y asegúrate que tu celular cuenta con el servicio de IME así, cuando te roben tu celular o lo pierdas puedas llamar de inmediato para que activen el servicio que te menciono y eso ayudará a que no puedan tener acceso a tus datos.
Por tanto, estoy creando un nuevo grupo en las redes sociales llamado M.C.I.I. Movimiento Contra la Invasión a la  Intimidad.

Este movimiento los mantendrá al tanto de los casos como el mío y cómo podemos denunciarlos. Además, estaremos al pendiente de cada caso que sea de esta índole y si en la medida que crezcan nuestros seguidores existe algún caso similar puede contactarnos para buscar la forma de ayudarte en lo que esté a nuestro alcance.
Lamentablemente tengo que reconocer que así como existen opositores y enemigos en todas las clases sociales de nuestro mundo, existen dentro de nuestro colectivo lgbt. Me da verguenza tener que decir que esta vez no fui víctima por un fundamentalista, ni religioso, político o medios faranduleros homófobos. Es triste pero cierto que mi intimidad fue invadida por un gay o transexual y estoy casi segura que es de mi país.

Pero muchas gracias a todos los cuchis por su inmenso apoyo. Ya que son ustedes los que me recuerdan que “Nadie me quita lo bailau”.
Si tienes algún tema que proponerme o deseas contarme tu historia de manera anónima escribeme conexionsamantha@aol.com
Sigueme por Twitter @SamanthaLovePR

PUEDES DAR LIKE EN LA BARRA DE NAVEGACIÓN QUE VES ABAJO Tu opinión es importante. En la caja de abajo puedes emitir tu comentario utilizando tus cuentas de Facebook, Google, Yahoo o Twitter.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s