Ok, seamos honestos, cuando llega alguien nuev@ a tu vida que te gusta mucho, te l@ quieres comer todit@. El deseo surge natural, de forma espontánea. Pero es igualmente natural que después de un tiempo el deseo se vaya apagando en la relación. Es como un dulce que nos llamó la atención. Una vez consumido se sacia la curiosidad, y a veces el deseo se pierde.


Pero es posible que en algún momento te encuentres con alguien que te parece especial. Que llena tus expectativas en muchas áreas. Te sientes bien cuando estas con esta persona, y deseas pasar más tiempo con ella, compartir más fuera de la cama. Mientras más la conoces, más te gusta; hasta un límite. Pasado un tiempo comienzas a sentir que ya no la deseas tanto, y quizás, a la misma vez comienzas a mirar otros cuerpos, a pesar de que te sigue gustando mucho. Sabes que te gusta lo que tienes, pero esos dulces que aún no has probado, ¡Se ven tan ric@s!.


Ahí es cuando tienes que decidir si deseas continuar con esta persona, o no. Si te reafirmas, deberás aprender a alimentar el deseo.


Pero tranquil@, no me mal interpretes. No estamos diciendo que el deseo lo es todo en una relación. El deseo, sin embargo, es lo que hace a esa persona diferente de tus otros buen@s amig@s. A otros amig@s les puedes querer mucho, pero no les deseas. Así que si se pierde el deseo, se convierten en amigos, que no está mal, pero no es lo mismo.


Así que si conoces esta persona que te parece especial, deberás trabajar el deseo, alimentarlo. Esta tarea puede ser divertida, para eso te incluimos aquí algunas sugerencias.


  1. Ponte físic@. Explora ese cuerpo, míralo (al cuerpo) con calma. busca áreas que te gusten de manera especial, y recréalas en tu mente. Pueden ser los ojos, la boca, el cuello, el área entre el ombligo y los genitales. Explora, se creativo, aísla en tu mente un área que te guste y venérala.
  2. Integra a esa persona en tus fansasías sexuales personales y luego proponle lo deseado.
  3. Hagan el amor en diferentes partes de la casa. Háganlo en un bosque, al aire libre. Si no se atreven al aire libre, vayan a un motel. Rompan la monotonía.
  4. Piensa en cualidades de esta persona, no físicas, que te parecen eróticas. La picardía, la curiosidad, la inteligencia pueden ser eróticas.
  5. Jueguen con el deseo. Dile que quieres besarl@ sin que te bese y comete esa boca. Amárrate a la cama o deja que te amarre, una extremidad en cada esquina. Ahora que te bese, que te lama, que te muerda. Eso sí, deben aclarar antes que no se harán cosas que no les gusten.


Finalmente ten claro que no todo dulce que se ve suculento, lo es. A veces, por desgracia demasiadas veces, esos dulces nuevos son todo azúcar decorada. La calidad real es siempre escaza.

PUEDES DAR LIKE EN LA BARRA DE NAVEGACIÓN QUE VES ABAJO Tu opinión es importante. En la caja de abajo puedes emitir tu comentario utilizando tus cuentas de Facebook, Google, Yahoo o Twitter.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s