“Toda persona que sostuviere relaciones sexuales con una persona de su mismo sexo o cometiere el crimen contra natura con un ser humano será sancionada con pena de reclusión por un término fijo de diez (10) años.” Así dicta el Código Penal de Puerto Rico. “Contra Natura”, es un término común en los códigos penales de muchos países al referirse al sexo entre personas del mismo sexo.  De esta manera se pretende categorizar como “anormal” o que va en contra de la naturaleza a toda interacción sexual entre personas del mismo sexo.

El concepto contra natura en las legislaciones modernas constituye un legado de regulaciones o normas creadas por el concilio de la iglesia y adoptado por la legislación criminal del imperio Romano. Estos establecieron el término y crearon una definición ampliamente comprendida. En la misma se define “contra natura” como cualquier satisfacción del impulso sexual que no ocurra por unión “normal” de los órganos sexuales del hombre y la mujer.
Al concepto le subyace también la antigua creencia judeo-cristiana de que el semen tiene propiedades sagradas por ser el transmisor de la vida. De aquí la advertencia bíblica de, “…no derramar el semen en vano”. Por esto se condena toda actividad sexual que no tenga la procreación como propósito.
El concepto “contra natura” pretende, sin embargo, ser utilizado como instrumento de control y dominación. Se utilizan referencias biológicas para definir lo que es natural y lo que es “no natural”. En esta línea coincidimos con el manifiesto “Queer antifacistas”, quienes señalan que, “La homosexualidad no se puede considerar como algo anti-natural ya que los actos del hombre no son naturales, el solo hecho de escribir rompe con la naturaleza”.
Lo que nos define como humanos no se determina en el plano biológico. Sí tenemos y necesitamos una base biológica que funcione de forma adecuada. Pero nuestra realidad se constituye en otro ámbito que se desarrolla sobre lo biológico; este es el ámbito del lenguaje y significado. Lo que somos como humanos se define en el lenguaje, en el significado que le asignamos a las cosas y a nuestra propia experiencia; y en el intercambio que hacemos de estos significados con los otros humanos. Lo biológico es necesario y puede definir límites a nuestras acciones pero nuestra realidad y posibilidades se crean en las interacciones con los otros por medio del lenguaje.
Por medio de estas interacciones creamos edificios, puentes, aviones que vuelan y nos hacemos humanos. Por ejemplo, ¿Qué hacen los animales con los especímenes que nacen defectuosos? ¡Se los comen o los abandonan! ¿Qué hacemos los humanos?, los protegemos, lo que no es natural a lo biológico pero si a lo humano.
Por tanto, ¡Todo lo que nos hace humanos es contra natura! De modo tal es pertinente preguntar: Cuándo se intenta utilizar el concepto contra natura para condenar “el amor” entre dos seres del mismo sexo, ¿De qué naturaleza hablamos? ¿La naturaleza de personas ultra conservadoras que temen perder poder?

Tu opinión es importante. En la caja de abajo puedes emitir tu opinión utilizando tus cuentas de Facebook, Google, Yahoo o Twitter.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s