Siempre han existido personas mayores LGBT. Sin embargo, ahora que existen mayores libertades es que las personas LGBT de la 3ra edad están comenzando a dejarse ver y expresarse con mayor libertad. Pero en una sociedad donde se sobrevalora la juventud, los ansiados LGBT se exponen a un triple prejuicio.
Primero los perjuicios de la sociedad total contra las personas de la 3ra edad. Segundo, los prejuicios de la sociedad contra la gente LGBT. Tercero, los prejuicios de la misma comunidad hacia las personas envejecientes LGBT. El nivel de desprecio que evidencian alguna gente joven LGBT al expresarse sobre personas LGBT envejecientes compara solo con la manera en que los Nazis se expresaban de los judíos.

Como sociedad decimos que protegemos a los ancianos, pero pretendemos aislarlos en asilos, les negamos el derecho al amor y más aún al sexo. Si un joven expresa deseo sexual se interpreta como normal, Pero si una persona de la 3ra edad manifiesta deseo sexual lo catalogamos de “viejo verde”, y le decimos que debiese abochornarse.
Pero al fin comienzan a difundirse noticias e iniciativas en todo el mundo para promover el bienestar de la población LGBT envejeciente. Uno de los mayores problemas de esta población es la soledad. Para esto se proponen centros de jubilados y hogares a modo de construir comunidad.
Por ejemplo, desde el 2009 funciona en Buenos Aires un centro de jubilados para la comunidad LGBT perteneciente a la organización “Puerta Abierta”. En Madrid, un grupo de personas gay en proceso de jubilarse planean construir un hogar geriátrico.
La población geriátrica LGBT continuará creciendo, porque la única opción disponible contra envejecer es morir joven y ante esa opción probablemente escojamos envejecer. Los gobiernos que ignoren su responsabilidad con la promoción del bienestar de esta población, terminaran, eventualmente, gastando más en costos de salud y cuidado.
A modo de ejemplo el gobierno de Quebec, en Canadá, en colaboración con la organización LGBT “Foundation Emergence”, ha desarrollado una guía para el cuidado de envejecientes LGBT. El propósito de la publicación es proteger la seguridad y dignidad de esta población.
Finalmente, ser viejo no es sinónimo de muerto. Como seres vivos tienen derecho a la expresión saludable de su sexualidad. Para estos propósitos se comienzan a crear opciones. Un ejemplo es el sitio, “Older4me”. Esta página funciona como un portal de contactos entre hombres mayores y ofrece contenido sexual explícito.
Así que como decía mi abuelito, “viejito pero sabroso”.

Tu opinión es importante. En la caja de abajo puedes emitir tu opinión utilizando tus cuentas de Facebook, Google, Yahoo o Twitter.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s