John Smid, ex presidente de “Love in Action”, organización estadounidense para “curar” la homosexualidad, ha admitido públicamente que es gay y que nunca dejó de serlo. Smid ha declarado que no existen “ex­-gays” genuinos, solo personas gay que han aprendido a vivir una vida en contradicción con su orientación innata.


Estas declaraciones ubican a todo un movimiento cristiano de “curar” la homosexualidad en una posición ideológica incomoda. Provienen de quien fue el director ejecutivo del ministerio más antiguo de Exodus International. Implica que uno de sus ideólogos principales se ha replanteado la idea original que da vida a la organización: Que la homosexualidad se puede cambiar.

Muchos cristianos prefieren pensar que la homosexualidad es una opción. Pueden de esta manera promover la idea de que una persona puede dejar de ser gay. Existe, de hecho, todo un movimiento de base cristiano para “curar” la homosexualidad. El mismo ha recibido múltiples críticas por los métodos e inclusive los resultados que se obtienen.

Pero ahora Smid dice que como cristiano el está de acuerdo con que un hombre gay pueda encontrar el poder transformador de “Cristo”. Solo que el cambio que opera no es como muchos cristianos quisiera que fuera ya que no necesariamente cambia la orientación sexual. Dice que ha conocido hombres en quienes la transformación ha incluido un matrimonio con una mujer e hijos, a pesar de su orientación; y que esta ha sido una buena experiencia de vida para ellos. Dice que también ha encontrado hombres que han escogido una vida de celibato voluntario. Pero dice que de igual forma ha encontrado hombres en quienes la transformación ha sido de una vida de promiscuidad sexual a una relación gay de fidelidad que es, en sus experiencias, una gran bendición para su relación con Dios.

Estas vivencias han llevado a Smid a declarar que, “En realidad, yo nunca he conocido a un hombre que haya experimentado un cambio de homosexual a heterosexual”.

Como consecuencia de su transformación personal ha pedido perdón por los daños que pudo haber provocado mediante su organización a muchísimos jóvenes homosexuales del país, quienes por los prejuicios de la sociedad o la homofobia de sus padres se hubieron visto obligados a acudir a la asociación. Entiende que estos pueden haber sido víctimas de la inestabilidad emocional derivada de las fraudulentas y peligrosas terapias que alegan cambiar una sexualidad innata.


Desde su nueva perspectiva, John Smid, ha creado un nuevo ministerio llamado “Grace Rivers”. Desde este desea trabajar promover el poder transformador de “Cristo”. Propone que la transformación no debe ser vista por la comunidad LGBT como amenazante y si como liberadora.

Tu opinión es importante. En la caja de abajo puedes emitir tu opinión utilizando tus cuentas de Facebook, Google, Yahoo o Twitter.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s