Un estudio realizado por la Universidad de Brighamton , en Nueva York, ha encontrado que la propensión a ser infiel, así como el gusto por el sexo casual pudiese estar definido a nivel genético. El estudio se realizó con 181 jóvenes adultos de quienes se documentó la información genética y el historial detallado de comportamiento sexual.

El propósito de l Studio fue intentar buscar explicaciones para las motivaciones detrás de conductas como la promiscuidad y la infidelidad.
La culpa recayó sobre una variación de los receptores de dopamina. La dopamina es un neurotransmisor asociado con las emociones y las sensaciones de placer. El estudio descubrió que las personas con esta variante eran más propensas a buscar sexo casual, siendo la posible motivación el sentimiento de emoción que produce el hacer algo “peligroso”. Se encontró, además, que es posible que algunas personas que comenten infidelidad puedan tener sentimientos honestos para con sus parejas pero que en realidad no sean capaces de controlar este tipo de conductas.
Los investigadores entendieron pertinente aclarar que esto no significa que todas las personas que cometen infidelidad compartan esta variación genética ya que muchas personas sin este receptor pueden también tener sexo casual y ser infieles.
Así que ni pienses que esto puede ser la excusa perfecta para justificar tu última aventura infiel.

Tu opinión es importante. En la caja de abajo puedes emitir tu opinión utilizando tus cuentas de Facebook, Google, Yahoo o Twitter.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s