El sexo es rico. Pero no todo sexo es igual de rico. Inclusive hay sexo que haces con otro(a) que es tan flojo que quizás hubieses gozado más haciéndolo solo(a). Pero no te equivoques, los solitos, los que haces jugando contigo mismo(a) también cuentan. Pero también hay diferentes tipos de solitos, porque hay los que son un resuelve, un “quikie” y los hay sabrosos.

En los solitos depende de las ganas, hay veces que uno lo hace por deporte, porque aunque no se esté tan caliente se le tiene ganas. También depende de la motivación: que uno ha visto o ve y de cuan inspirador resulta. Pero también depende de cuan buena es la historia. Y no me digan que no hacen historias.
Para mis solitos, mis historias son cortas. Una de mis favoritas es que veo a este tipo que me gusta, el me ve y camina hacia mí y me dice, “!Estoy tan bellaco!”, y pues ya saben. Para los solitos románticos las historias son más sensuales. Nos vemos varias veces hasta que uno de los dos no resiste más y se acerca al otro y le dice, “Hola, me llamo Fulano” Esa seguridad sin arrogancia me encanta.

Entonces está el sexo con otr@. De igual manera depende de las ganas, la motivación: ¿quién que es el otr@?, ¿que trae? Pero aquí también depende de la química, las destrezas: tuyas y de la otr@.
Hay sexo que te deja en paz. Si hay buena química, después del sexo te sientes cómodo(a); es entonces cuando te quedas en la cama desnudo(a), jugando, abrazándote, hablando y riéndote. Suena a amor, y bien puede ser el comienzo, pero también se puede pasar así de bien estando claros ambos(as) y definiéndolo como amistad. Hay quien le dice que no a este tipo de sexo porque, “!si no es por amor no!” Eso se respeta, es muy válido.  
Hay también el sexo que de repente tomas conciencia, tarde… jeje, de que lo mejor es finalizarlo lo más pronto posible. Claro que uno también puede decidir parar y decir, “mira esto no va a funcionar”.


Pero, este es quizás el peor sexo: por pena. Tu no sabes de donde te viene la pena y terminas teniendo sexo por pena y al final uno mismo se coge pena. ¡Horrible! Pero siempre recordemos que hay que hacer labores de acción social…dios nos recompensará.
Pero en verdad hay de todo en el sexo. A veces te sientes usado, otras sientes que usaste a alguien; lo cual puede ser sabroso . Está el sexo por pura calentura. Este es instintual, animal, busca satisfacer una necesidad fisiológica. Sin afectos, sin mucho bla, bla, bla. Es práctico, una necesidad, una solución.

Está el sexo que te deja insatisfecho. Te quedaste con ganas de más. Pero está el que te tranquiliza el hambre de sexual por par de días. En esos días puedes orientar esas energías en otras direcciones.
Coincidimos en que el sexo es sabroso. Claro, los humanos podemos hacerlo mejor porque hemos superado la naturaleza para sacarlo del contexto de la procreación y llevarlo al ámbito del placer. Pero como hemos visto hay veces que puede ser bueno y otras veces simplemente no. Al final, como toda actividad humana, el sexo puede terminar siendo un arte.

Tu opinión es importante. En la caja de abajo puedes emitir tu opinión utilizando tus cuentas de Facebook, Google, Yahoo o Twitter.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s