El sexo es bueno, es más, es sabroso.  Pero hay necesidades sexuales y hay necesidades de intimidad y no son lo mismo. Si lo que necesitas es sexo, y te metes en una relación estable, te vas a sentir mal. Si lo que necesitas es intimidad y lo que haces es sexo, también te vas a sentir mal. Tendrías entonces que saber qué es lo que realmente necesitas para evitar problemas y no encontrarte donde no querías estar. Pero las opciones son muchas y a veces no es fácil decidir.

Relación monógama: es un concepto confortante. Provee estabilidad, sentido de pertenencia y cierta seguridad. Te permite ser parte de algo, sentirse amado, no sentirse solo y la oportunidad de vivir una relación de intimidad emocional que se complementa con sexo. Pero hay gente que necesita, y quiere otras cosas.

Tener sexo cuando se quiera o con quien se quiera puede ser excitante y divertido. Se recibe estimulación constante, la emoción de la conquista, se prueba que se es capaz de conquistar a otr@. En este caso se puede perseguir una fantasía, no se tienen que dar explicaciones a nadie y se hace lo que viene en gana cuando da la gana. Pero también un@ se expone al  rechazo, a sentirte utilizado, al desencanto (“…tan ric@ que parecía”), a la soledad y a mayor riesgo de enfermedades de transmisión sexual, entre otras cosas.

Las relaciones monógamas no son perfectas. Hay personas que las disfrutan, que se sienten cómodos en ellas. Personas que prefieren compartir con gente que conocen bien, que no están tan interesados en la aventura, que buscan algo más estable. Pero para una relación estable hace falta mucha paciencia y madurez; es necesario tener claro qué se quiere, porque las tentaciones siempre estarán ahí.

Para aquellos que quieren la estabilidad pero no quieren perder la excitación de la fiesta existen los tríos y las relaciones abiertas. Los tríos pueden ser fuente de placer al proveer el espacio para añadir diversidad a la relación. Pero hay cientos de historias de tríos que terminaron mal o que inclusive fueron la razón para finalizar la relación. Si se va a invitar a una tercera persona se debe negociar antes que se hará y que no se hará. Si se observa que la otra persona pone muchos peros o muchos límites es señal de que no está lista para el trío. También puede ocurrir que la 3ra persona solo esté interesado en uno de la pareja y la otra parte se sienta excluida.

La relación abierta se ofrece como opción cuando no se siente cómodo presenciando a la pareja teniendo sexo con otr@ pero aún así se necesita la excitación externa. Es importante tener claro que esta opción abre la puerta a muchas cosas entre ellas que se pierda la intimidad que se experimenta de la exclusividad que se tiene con esta persona. Sin embargo, algunas personas encuentran muy excitante la idea de volver a compartir con su pareja una vez esta ha tenido intimidad con otra gente, o a la inversa.

Tenemos sexo por múltiples razones y  existen múltiples opciones de cómo hacerlo. No existe una fórmula para definir que es mejor para mí o que necesito. Quizás tendrás que experimentar y explorar como te vas sintiendo y en el proceso ir definiendo si prefieres estar solo o casado. Si deseas estar casado podrás escoger si deseas ser monógamo, tríos o una relación abierta.

Tu opinión es importante. En la caja de abajo puedes emitir tu opinión utilizando tus cuentas de Facebook, Google, Yahoo o Twitter.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s