La Gioconda o Mona Lisa es sin duda uno de los cuadros más famosos de la historia, una imagen reconocida mundialmente.  Pero como toda obra humana existe una historia oculta.  En algunos foros se ha sugerido que quien poso para el cuadro fue un hombre.  El investigador Silvano Vicenti, director de la Comisión Histórica Nacional de Italia, dijo en una conferencia pública reciente que el nombre real de Mona Lisa era Gian Ciacono Caprotti da Oreno, conocido como Salai.

Hay autores que hablan sobre la supuesta homosexualidad de Leonardo da Vinci y de Salai como su relación más duradera.  Se habla también de otra relación duradera con el Conde Francesco Melzi que fue discípulo y compañero durante toda su vida.

De los propios cuadernos de Leonardo se desprende que Salai fue tomado bajo sus servicios en 1490 estando en Milan, ese mismo años se fue a vivir con el.  Parece haber sido una relación algo tormentosa púes el mismo Leonardo lo califica un año más tarde de “ladrón, embustero, obstinado, glotón”. A pesar de eso representó su relación más duradera y estable pues vivió 25 años junto al maestro, quien siempre lo trató con indulgencia.

Comentarios de Leonardo sobre las fechorías de Salai, sus travesuras y sus pequeños hurtos arrojan información sobre su posible carácter y el de la relación.  Leonardo comenzó a referirse a él como “Salai”, nombre de un diablo, personaje del Morgante de Luigi Pulci. Se sugiere en sus palabras a una posible personalidad algo ladina de parte de Salai.  Un sabroso villano, quizás un perfecto bugarrón.

Salai siguió a Leonardo cuando tuvo que irse de Milán tras la toma por los franceses, y en sus viajes por toda Italia, así como su marcha final a Francia.  Leonardo al morir en 1519 le legó una buena parte de su herencia, incluyendo la Gioconda.  De Salai se dice que fue su musa y su modelo para varios cuadros. Según Vincenti, los dos hombres mantenían una relación “ambigua” y es posible que fueran amantes. Según Vicenti, el maestro dejó indicios de sus sentimientos pintando en los ojos de La Gioconda una minúscula L de Leonardo y una S de Salai. Asegura que, para llegar a estas conclusiones, su equipo se basó en un análisis de reproducciones digitales de gran calidad.

Pero el Louvre, propietario de la Mona Lisa, tiene sus dudas. El museo recuerda que “el cuadro fue sometido a todos los análisis de laboratorio posibles en 2004 y en 2009. No se ha encontrado ninguna inscripción (letra o cifra) durante estos exámenes”.

Como nuestro propósito en Quepasagaypr no es que nos creas si no hacerte pensar, incluimos una imagen de la Gioconda y otra de Salai para que llegues a tus propias conclusiones.  ¿Que piensas? ¿Fue Salai el modelo de la Mona Lisa? Cuéntanos que piensas.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s