Eso pensó Lucas Moses, de 27 años, líder de una secta en Carolina del Norte. Moses asesinó al niño Jadon Higganbothan, acusándolo de ser homosexual. Lo único que había hecho Jadon fue tocar el trasero de otro niño. Moses fue además acusado del asesinado de Antoinetta Yvonne McKoy, una mujer de 28 años despúes que el barbaro se enterara de que ella no podía tener hijos y quería abandonar la secta.

El niño asesinado vivía junto a otros 8 niños, procreados por Moses junto a tres mujeres que formaban parte de su secta. “¡Te dije que te deshicieses de él!”, le gritaba Moses a la madre de Jadon. Ella respondía preguntando cómo podía deshacerse del niño. El animal pidió quedarse solo con el niño y lo asesino de un disparo en la cabeza mientras tocaba música con el Padre Nuestro en hebreo de fondo.

Las mujeres han sido también acusadas de colaboración porque metieron a Jadon en una maleta y se desasieron del cuerpo cuando Moses comenzó a quejarse por el mal olor que despedía el pequeño cuerpo.

Los fiscales han dicho que pedirán la pena de muerte para este hombre de fe.

Lucas Moses

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s