A principios de la década de los 80 varios reportes comenzaron a resurgir en California y Nueva York de un número pequeño de hombres que estaban siendo diagnosticados con algunas formas de cáncer o de neumonitis. El cáncer, Sarcoma de Karposis, normalmente solo afectaba a hombres adultos en el Mediterráneo, individuos de descendencia judía o hombres jóvenes africanos. Pero estos hombres que estaban muriendo eran jóvenes y recientemente habían tenido una exelente salud. La única característica que los conectaba era que todos…eran gays.


Para junio, del mismo año, 355 casos de Sarcoma de Karposis y otras serias inferciones oportunistas habian sido reportadas en hombres gays jóvenes. Un total de 20 estados habían reportado casos como estos, que ya no solo afectaban a la comunidad homosexual.

Al finalizar el 1981 cada semana se diagnosticaban de 5 a 6 nuevos casos. No fue hasta el 1982 cuando en conferencia de prensa, en Washington DC, nació el acrónimo AIDS (Acquired Immune Deficiency Syndrome) o SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida).

(que fuerte)

Ya los grupos homosexuales y de personas que utilizaban drogas intravanosas eran marginados por la sociedad; pero debido a que los primeros casos de SIDA nacen en estos sectores estas personas fueron aun más marginadas.
A pesar de que el Gobierno Estadounidense, durante la década de los 80 bajo la presidencia de Reagan, trató de ignorar el hecho de que el SIDA era una epidemia real (que al momento había cobrado la vida de 600 personas) este decidió no tomar acción. Fueron organizaciones sin fines de lucro y de base comunitaria las que tomaron la batuta para estudiar, concientizar y prevenir este tipo de casos.

Mientras en Puerto Rico, durante la década de los 80 a los 90, la Isla del Encanto fue considerada como el segundo territorio en EEUU con casos más altos de mortandad por HIV. En la Isla entre heterosexuales, gays y personas que utilizaban drogas intravenosas murieron alrededor de 7,080. Siendo el número más alto los casos de individuos que compartían agujas y el más bajo el de personas con sexo hombre a hombre. Puerto Rico en dicha época contaba con el número más alto de mujeres con HIV (un 69%)

Sin duda lo que ya era una pandemia había atacado a nuestro País. El HIV había llegado como Cristobal Colón y junto con ello el estigma contra los mismos sectores.

Pero la historia ha cambiado, debido a las investigaciones pertinentes y al orgullo gay generado por movimientos LGBT en el mundo, ya no tiene que ser igual. El HIV se ha convertido en una enfermedad, que aunque fuerte, ya no es dura contra el cuerpo. Existen medicamentos feacientes, tratamientos confirmados y ayuda gubernamental gratuita (sin duda un adelanto) para que cualquier individuo pueda tratarse de la forma correcta y la muerte no tenga que ser su fin.

Pero si ya esto ha cambiado: ¿Por qué sigue siendo un estigma? ¿Por qué si existen soluciones se siguen disparando números altos de personas infectadas con el virus que ha cobrado la vida de muchos individuos mundialmente?

Solo existe una razón.

El estigma lleva a la ignorancia y la ignorancia a el no actuar responsablemente. Es muy común ver a un joven de 15 años teniendo sexo sin condón, ya que piensa que eso del HIV es un cuento que nunca podrá pasarle a él. Pero es más normal ver que un padre o un adulto no se documente y comunique a su hijo o amigos, responsablemente, las consecuencias de actos sexuales irresponsables. El problema realmente no es el HIV el problema es el stigma. El VIH tan solo es una consecuencia de la ignorancia. Ya que esta no permite que las personas puedan educarse para poder prevenir y tener un estilo de vida más saludable.

El estigma no permite hablar, comunicar claramente ni compartir los estados de HIV o datos importantes a los sectores que necesitan la información. (Se reportan casos de HIV desde niños con 13 años)

Mientras el estigma siga estando en nuestras comunidades los porcientos de HIV serán aun más altos. Mientras no se hable abiertamente del tema, aunque hallan medicinas, personas continuarán muriendo; mientras no se acepte que el HIV existe, mientras se siga rechazando a una persona por ello seguiremos siendo la misma comunidad gay que no conseguirá nada. Solo encontraremos el rechazo el cual nosotros perpetuamos en la misma comunidad LGBT.

Pero, ¿qué tal si hoy sales y te haces la prueba; qué tal si hoy hablas de HIV con tus compañeros de trabajo; qué tal si hoy ayudas a que se rompa y se debilite un estigma?
Hoy es el  Día Nacional de Hacerse la Prueba del HIV, aquí tienes los números para que encuentres un centro cerca de ti:  1-800-981-5721 ó al 787-765-1010.

Pero recuerda, el verdadero SIDA es el que está en la mente de las personas…el que realmente no permite un progreso hacia una comunidad LGBT boricua mejor.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s